Cambio

22 diciembre 2006

lafora1.jpg

 

 

A veces, la soledad nos ayuda a descubrir cosas de nosotros mismos que habían permanecido ocultas durante toda nuestra vida. Descubrimos que somos de esta forma, o de esta otra; pero nunca cómo nosotros queremos ser; al menos no completamente. Todos tenemos nuestras virtudes y nuestros defectos (más defectos que virtudes, creo yo. Quién crea lo contrario, que se desengañe xD) y tenemos que aprender a vivír con ellos. ¿Por qué no cambiamos? Y lo más importante: si lo hacemos, ¿para qué?; ¿para sentirnos mejor con nosotros mismos o con los demás? En verdad no sabes exactamente el por qué; pero sabes que tienes que cambiar sí o sí. Y te lo planteas pero… ¿a que no es tan fácil? Eres así; y lo seguirás siendo. Puedes pretender ser una forma que no eres en realidad y, finalmente, con el paso del tiempo, llegarás a ser así. Pero todos tenemos un pasado; y se llama pasado precisamente por eso: porque quedó atrás. Si es así, entonces, ¿por qué no dejamos de atormentarnos con todo aquello que ya no tenemos?, ¿por qué nos aferramos con tanto afan a los momentos buenos que pasaron? Es tu pasado; y todo a cambiado… hasta tú. Cambiar no es fácil si te lo propones. En cambio, si no quieres que nada cambie, todo cambia a una velocidad de vértigo, ¿qué putada, no? En fin, hay que aprender a vivir con el cambio; y siempre valorando lo que se tiene en cada momento, no lo que se tuvo o lo que se tendrá… No olvidemos que la vida es contínuo cambio… y que nada dura para siempre.


Sólo palabras

22 diciembre 2006

Hay palabras que antes de ser escritas, ya están muertas.

Hay palabras que antes de ser pronunciadas, ya están gastadas.

Hay palabras que antes de ser oídas, ya son mentiras.

Palabras.

Hay palabras que después de ser escritas, ya no valen.

Hay palabras que después de ser dichas, no han sido oídas.

Hay palabras que después de ser escuchadas, lloran.

Palabras.

Sólo palabras.

Todas las inocencias están huérfanas de palabras…

 

                                                                            


Brother my brother

21 diciembre 2006

Brother my brother
Tell me what are fighting for
We’ve got to end this war
We should love one another
Oh, can’t we just pretend
This war never began
We can try
Brother my brother

We face each other from different sides
The anger burns can’t remember why
It’s kind of crazy to cause so much pain
Our foolish pride makes us hate this way

 We watch our world fall apart
Tell me what good is winning
When you lose your heart

 Brother my brother
Tell me what are fighting for
Isn’t life worth so much more
We should love one another
Oh, can’t we just pretend
This war never began
Tell me why
Brother my brother

Yes
We can try
Brother my brother
Yes

Let’s take a moment and look deep inside
And say we’ll learn to give love a try
When matters differ as we seem to be
There’s so much more to me than what you see

 You don’t have to be this way
Think about the consequences
Turn around and walk away

 Brother my brother
Tell me what are fighting for
Isn’t life worth so much more
We should love one another
Oh, can’t we just pretend
This war never began
Tell me why
Brother my brother

 Brother my brother
Tell me what are fighting for
Isn’t life worth so much more
We should love one another
Oh, can’t we just pretend
This war never began
Tell me why
Brother my brother

 

Blessed Union Of Souls


El cura

21 diciembre 2006

El nuevo cura de la Parroquia se puso tan nervioso en su primer sermón, que no logró articular palabra alguna. Al domingo siguiente, antes de su segundo sermón, preguntó al Arzobispo qué podía hacer para relajarse. Éste sugirió lo siguiente: “Coloque unas ‘gotitas de vodka’ en el agua y verá que, después de algunos tragos, se encontrará más relajado.” El cura aplicó la sugerencia y, en efecto, se sintió tan bien que podría haber hablado hasta en medio de una tempestad, totalmente relajado….

Tras el sermón, regresó a la Sacristía y encontró una nota del Arzobispo que decía lo siguiente:

Apreciado Padre:

La próxima vez coloque ‘unas gotas de vodka’ en el agua y no ‘unas gotas de agua’ en el vodka. Le adjunto algunas observaciones para que no se repita lo ocurrido en el sermón de hoy.

A. No hay necesidad de poner una rodaja de limón al borde del cáliz

B. La caseta ubicada al lado del altar es el confesionario y no el baño.

C. Evite apoyarse en la imagen de la Virgen y, con más motivo, abrazarla y besarla.

D. Existen ‘diez’ mandamientos y no ‘doce’.

E. Los apóstoles eran 12, no 7, y ninguno era enanito.

F. No nos referimos a nuestro Señor Jesucristo y sus apóstoles como ‘Jota Ce y sus Boys’

G. David derrotó a Goliat con una honda y una piedra; ‘no se lo pasó por la piedra’.

H. No nos referimos a Judas como ‘el puto cabrón de los cojones’

I. No debe referirse al Papa como ‘El Padrino’

J. Bin Laden no tuvo nada que ver con la muerte de Jesús.

K. El agua bendita es para bendecir y no para refrescarse la nuca.

L. Nunca recite la misa sentado en la escalera del altar y mucho menos con el pie montado sobre la Biblia.

M. Las hostias son para distribuirlas a los feligreses; no deben ser usadas como canapé para acompañar el vino.

N. En el ofertorio, los fieles entregan el ‘diezmo’ voluntariamente; haga el favor de quitar el letrero que decía: ‘Su propina es mi sueldo’

O. Los pecadores van al infierno; no ‘a tomar por el culo’

P. El Padre Nuestro se debe rezar alzando las manos al cielo y no haciendo la ola.

Q. La iniciativa de llamar al público para bailar fuera fue buena, pero hacer el trenecito por toda la Iglesia, ¡no!

Importante: Aquel sentado en el rincón del altar, al cual UD se refirió como ‘maricón y travesti con faldita’, ¡era yo!

Espero que estos fallos sean corregidos el próximo domingo. Atte. EL Arzobispo


MICHAEL JORDAN 23

19 diciembre 2006

05.jpgEl 17 de febrero de 1963 nació en el barrio neoyorquino de Brooklyn, Estados Unidos, Michael Jeffrey Jordan, el cuarto hijo de James y Deloris Jordan. Siete años después, la familia decidió mudarse a Wilmington, en Carolina del Norte.
En 1975 se anotó en el “Dixie Youth Baseball”. Dos años más tarde, pasó al “D.C.Virgo Junior High School”, donde se inscribió para hacer tres deportes diferentes: básquetbol, béisbol y fútbol americano.

Representando al “Laney High School” en básquetbol, en 1978 utilizó por primera vez el mítico número 23, que lo acompañó a lo largo de casi toda su carrera. En esa escuela también jugó fútbol americano y tomó la decisión de abandonar el béisbol.

En 1980 obtuvo una beca para jugar en la Universidad de Carolina del Norte, llevando a su equipo al campeonato de Estado de la Segunda División. Poco después, fue nombrado “Novato del año” de la Conferencia Este y ganó el torneo de volcadas de la NCAA.

Su vertiginosa carrera hizo que en 1983 fuera seleccionado por primera vez para un conjunto nacional estadounidense. Un año después, Chicago Bulls lo eligió en el draft anual de la NBA y en los Juegos Olímpicos de Los Angeles ganó su primera medalla dorada.

Tal como sucediera en las ligas universitarias, en 1985 fue elegido como el “Novato del año” de la NBA y por primera vez integró el equipo de las estrellas. Un año después se quebró un pie y se quedó afuera en 64 partidos de la temporada.

Por su destreza y elasticidad, no fue extraño que ganara el campeonato de volcadas en 1987 y en 1988. En el ´87 se consagró “Goleador del año” (37.1 puntos de promedio por partido) y en el ’88 integró el “Mejor equipo Defensivo” y fue el “Jugador más valioso” de la NBA.

Juanita Vanoy se transformó en la “señora de Jordan” en 1989. Ese mismo año, su marido ganó otra vez el premio al “Goleador del año”, al igual que en las cuatro temporadas siguientes. También alcanzó el mismo lauro en el ´96, ´97 y ´98.

En 1990 integró el equipo de la temporada. Un año después, llevó a los Chicago Bulls hacia su primer anillo de la NBA. Además, fue elegido “Jugador más valioso” de la temporada y de las finales. Y la revista Sports Illustrated” lo eligió “Deportista del Año”.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona ´92 vieron al primer e inigualable “Dream Team” de la NBA. Magic Johnson, Larry Bird, Charles Barkley, Scottie Pippen y Michael Jordan, entre otros, dieron un show único en cada encuentro para ganar merecidamente la medalla dorada.

En 1992 los Chicago Bulls, de la mano de Jordan, retuvieron el título de la NBA y Michael recibió otra vez el premio al “Jugador más valioso” de la temporada y de las finales. Sucedió exactamente lo mismo en 1993.

Su padre, James Jordan, confeso adicto al juego por dinero, fue asesinado en agosto de 1993 en un caso aún no esclarecido. Eso generó una profunda depresión en Michael, quien no dudó en retirarse del básquetbol el 6 de octubre de ese mismo año, a los 30 años.

Sin embargo, “Air” no abandonó el deporte. Al poco tiempo de despedirse de la NBA, anunció su ingreso a las Grandes Ligas de béisbol, cumpliendo un deseo de su padre. Jugó para los Birmingham Barons, donde se retiró el 19 de marzo de 1994.

Un año y medio después de su primer retiro, Jordan anunció su regreso, pero con un número extraño: el 45. Diez días después, anotó 55 puntos para los Chicago Bulls ante New York Knicks, estableciendo el marcador más alto de la temporada de 1994-95.

Jordan volvió a su máximo nivel en el ’95-’96. Condujo a los Bulls a su cuarto título, ganó el premio al “Jugador más valioso” de las finales, de la temporada y del All Stars Game. Además, fue el goleador de ese año y el único jugador que estuvo presente en los 100 partidos que disputaron los Bulls.

Con Jordan en su plantel, los Bulls volvieron a ser imparables. En las temporadas ´96-´97 y ´97-´98 casi no tuvieron rivales y repitieron el tricampeonato de principios de los ´90. Michael fue otra vez el goleador del año y el “Jugador más valioso” de las finales, de la temporada y del All Stars Game.

Luego de varios meses de rumores, Jordan decidió anunciar su segundo retiro de la NBA el 13 de enero de 1999, en una conferencia de prensa realizada en el United Center. “Quiero dedicarle más tiempo a mis hijos y ser un buen padre”, declaró “Air” entre sonrisas y lágrimas de emoción.

Jordan regresó a la NBA en enero de 2000, como accionista y director de Operaciones de los Washington Wizards. Finalmente, el 25 de septiembre anunció su vuelta oficial a la NBA para jugar en los Wizards. El mundo basquetbolístico es una fiesta. “Air” está de regreso.

Luego de dos temporadas como jugador y accionista de los Wizards, Jordan a los 40 años de edad anuncia su retiro definitivo como jugador profesional.


Cómo enfriar una bebida en dos minutos

19 diciembre 2006

Si metemos la lata en el congelador tardaríamos entre 20 y 30 minutos, observa si en lugar de meterla sola, la acompañamos de lo siguiente:

* Dentro de un recipiente con agua y hielo: 3 – 5 minutos.

* Si pones sal en el agua: 2 minutos.

Esta técnica (la del hielo, el agua y la sal) se suele usar en los hoteles para enfriar y mantener frio el champán.

Explicación:
La mezcla baja rápidamente de temperatura sin llegar a congelarse gracias a la sal. Ésta, para disolverse, necesita energía y tendrá que tomarla absorbiendo el “calor” de la lata/botella. A la vez, el hielo se derretirá puesto que el contacto con la sal disminuye su temperatura de solidificación… y para perder la estructura sólida también necesita energía por lo que también la tomará de la lata/botella, enfriándola aún más. Por supuesto, el contacto con el exterior “dificulta” nuestro objetivo (el aire caliente aporta energía), pero en una nevera el proceso no tendrá freno. De modo que podéis considerar al congelador como un SuperBoost.

Extraído de Mimetist Weblog


Tigre oculto

19 diciembre 2006

En la siguiente foto, ¿puede ver Vd. el tigre oculto?
tigger.gif